TRABAJAMOS CON POBLACIÓN VULNERABLE Y SITUACIONES ESPECIALES TRANSFORMANDO REALIDADES – TPG. 2019

TRABAJAMOS CON POBLACIÓN VULNERABLE Y SITUACIONES ESPECIALES TRANSFORMANDO REALIDADES – TPG. 2019

Cuando la cocina se convierte en ente inspirador para transformar sociedad, resulta reconfortante saber cuántas miles de personas con un solo acercamiento a la cocina, pueden cambiar de opinión con respecto a sus costumbres y creencias, no solo para mejorar como personas, sino día a día como pertenecientes de una sociedad.

TPG, son las siglas para “TALLER PRÁCTICO GASTRONÓMICO”, cuyo objetivo es brindar un acercamiento a la cocina a personas de estratos 0, 1 y 2, con el fin de que aprendan buenas prácticas de manufactura, cómo ahorrar a la hora de cocinar, técnicas de cocción y tipo de alimentación balanceada con productos de la canasta básica familiar. El inicio de este proyecto fue duro, de mucho trabajo y dedicación. A la fecha, hemos atendido a más de doce mil personas (12.000), en todas las comunas de Medellín. Tú como lector, te debes estar preguntando ¿y cómo hace esa gente para atender a tanta población y de sectores tan “delicados”?. Resulta que qué como cocina móvil, tenemos la intención y facilidad de llegar a lugares que nunca nadie se imaginó llegaría una clase de cocina, y así es: todos los días, llegamos a una comuna distinta, con el mismo entusiasmo y ganas de atender a miles de personas que nos reciben con una sonrisa, para aprender o algunos, como no faltarán, sólo a degustar. Llegar a cada comuna es un sentimiento casi indescriptible, la gente es amable y siempre con una sonrisa alegre porque vamos a aprender cosas nuevas y pueden “descrestar” a quién más quieren en sus hogares.

Una de las situaciones más reconfortantes es saber y escuchar a personas decir “gracias profe, sin usted la experiencia no sería lo mismo”. La clase comienza con un saludo ameno, las reglas del juego y las normas básicas de higiene, como ponerse un gorro desechable y un delantal. Luego hacemos lavado y desinfección de manos, verduras y frutas. Después sigue la mejor parte, hacerlos sentir a todos como en un reality de tv, tipo “Máster Chef” y ver como esta cantidad de personas comienzan a sentir que hacen parte del mundo, que tienen un rol que cumplir, sean jóvenes o ya hayan atravesado por muchas cosas en la vida.

Ver sus caras y reacciones cuando algo sale bien (o mal) y darles a entender que la cocina se trata de gozar y disfrutar. Antes de finalizar, existen toda infinidad de preguntas, dudas que no habían podido resolver o anécdotas que siempre quisieron contar así fuera a personas desconocidas.

Finalizamos la clase con la degustación de la que cada uno de los asistentes hizo parte, desde picar un alimento o poner una olla con agua a hervir, y ver cuanta felicidad hay en sus caras. Como hicimos un cambio en la vida de alguien que no se esperaba ser parte de un plato “tan gourmet” como dicen ellos, y mucho menos de haberse sentido como en casa al lado de un profesional, que quiere seguir viendo más sueños revivir con tan solo 3 horas delante de 30 personas que quieren aprender a mejorar su comida o simplemente “saber mercar”.


El fin del taller, primero es que las personas aprendan y resulte más fácil para ellos hacer sus compras en el mercado, pero al final son ellos quienes dan una de las lecciones más grandes. La nobleza de las personas que tienen oportunidades reducidas, las ganas de la gente luchadora de salir adelante a pesar de la adversidad, y sobre todo la gratitud que debemos sentir los más afortunados a la hora de tener comida, techo, salud, todos los días de nuestras vidas.

TPG ha hecho en Laura Arango, como docente y persona, una mujer más pasiva, agradecida, coherente con la vida, reflexiva y sobretodo aprender a disfrutar el día a día con los momentos que se atraviesan, sean duros o difíciles, siempre agradecida con la vida que vivo, amando cada vez más el trabajo que tengo, y compartiendo más con las personas que me rodean.

3 Comentarios
  • Angela Patricia T
    Posteado el 20:54h, 20 enero Responder

    Me encanta que personas tan jóvenes se dediquen a atender la población más vulnerable de Medellín compartan con ellos todos los conocimientos adquiridos en su carrera profesional y les. brinden herramientas para que mejores su calidad de vida en el buen comer.
    Un abrazo a la chef Laura Arango.

  • Luz Elena Tamayo
    Posteado el 22:19h, 20 enero Responder

    FELICITACIONES Laura por tan maravillosa experiencia de compartir tus conocimientos y sobretodo tener la humildad para aprender de las comunidades y sus realidades, eres un gran persona y profesional integral. Te admiro y me siento muy orgullosa de ti.

  • María Fernanda Villa
    Posteado el 01:15h, 21 enero Responder

    Hermosas experiencias, ojalá se mantengan estos talleres

Comentar